Existe una leyenda, la de una red de tenis, que hace las veces de juez. Es firme, y en ocasiones parece injusta, pero a su vez sabe cuando ceder. Solo es cuestión de paciencia. Como decía el entrenador: “En el tenis y en la vida, hay que insistir y perseverar, hasta cumplir tu objetivo.”