Y aqui te espero, sentada, en el patio de mi casa, con risa nerviosa y mis manos tapando mis ojos.
Te escucho llegar y el corazón late con más fuerza.
Te sientas. Vuelvo a sonreír y busco tu mano. Sé que hoy va a ser un día inolvidable.